Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre

Hno. Mariosvaldo Florentino

Diciembre - Viernes 21

“Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”. Lc 1, 42

La misión de María es tan importante y particular que la hace única entre todas las mujeres. A ninguna otra, Dios había pedido algo tan importante: ser madre del Verbo encarnado. Por eso, Dios con ella tuvo un cuidado especial. Pidamos a María que nos ayude a prepararnos para recibir a Jesús como ella se dispuso. Creo que nadie mejor que ella se preparó para la Navidad. Ella sabe qué necesitamos limpiar, qué necesitamos arreglar y qué necesitamos preparar para recibir bien al fruto de sus entrañas. Recibamos a María, que, apresurada, viene a nuestra casa para servirnos.

Paz y bien.

Videos

Testimonios

Pedidos de Oración

Actividades Conventuales