Su padre y su madre estaban admirados de lo que oían decir de él

Hno. Mariosvaldo Florentino

Diciembre - Sábado 29

“Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él”. Lc 2, 33

José y María de a poquito fueron entendiendo lo que significaba ser los elegidos por Dios para cuidar a Jesús, Dios hecho hombre. Las palabras del profeta Simeón fueron iluminadoras, pero también asustadoras. Todos nosotros, delante de un hijo, tenemos alegrías y temores. La misión de educar a un niño es siempre muy exigente y desafiante. Por eso, debe ser vivida también desde la fe, la oración y la iluminación de la Iglesia. José y María van al Templo y se dejan aconsejar. Ojalá todo padre busque en la Iglesia el soporte necesario para educar cristianamente a sus hijos.

Paz y bien.

Hno Mariosvaldo Florentino, capuchino.

Videos

Testimonios

Pedidos de Oración

Actividades Conventuales