Santos Timoteo y Tito

Hno. Tomás Sosa

Enero - Sábado 26

«Al entrar en una casa, digan primero: “¡Que descienda la paz sobre esta casa!”». Lc 10, 6

Todos los misioneros son invitados a entrar en las casas, esto es, a participar de la vida de las personas, entender sus contextos, conocer profundamente las motivaciones, los problemas y desafíos. Para esto, tienen que salir de sus propias casas, tienen que estar dispuestos a ir, renunciando a lo suyo para entrar en el espacio ajeno. Es allí, en las casas ajenas, donde ellos deben empezar a ser instrumentos de la paz. Antes de otros anuncios, es la paz la que debe ser invocada. Deben desearla a cada persona que allí se encuentra, quizás inmersa en tantas preocupaciones, quebrantos o conflictos. Que los santos Tito y Timoteo nos ayuden.

Paz y bien.

Hno. Tomás Sosa, capuchino.

Videos

Testimonios

Pedidos de Oración

Actividades Conventuales